Murió una de las grandes voces de la radio cubana





Claro que pocos le conocen, si trabajó en radios humildes, recónditas como Radio 8SF o Sonido SM. Era una voz de las más dotadas que puedan escucharse para narrar, hacer noticieros. Se leía a Carpentier y a Neruda. Fumaba y fumaba, se bebía todas las tardes de su mundo.

Amó sin parar, conversó, hizo reportajes perfectos, noticieros serios, noticieros de risa, noticieros curdas. Amó.

No tengo ni una sola foto de Mario Donet Tamayo, pero si el recuerdo de su risa, esa voz inconfundible, sus chistes (que se cuiden los del más allá).

Se fue Mario Donet Tamayo, amigo mayor, locutor como pocos. Hoy me curdo bróder, me curdo por ti.

Comentarios