El Santiaguero nominado al Grammy anglo y no es run run




No sé si decir que han hecho una hombrada, eso podría sonar filoso, pero la verdad salir de Santiago de Cuba, ganarse un Grammy latino y nominarse a un americano es, por lo menos una salvajá como diría el tipo de siete medallas que tumba carne en el mercado del barrio.

 El Septeto Santiaguero ha pasado todas las puertas y ha logrado reconocimiento, sin concesiones onerosas, sin hacer featurings con los reyes de la aldea. A ritmo de son santiaguero, sin ínfulas de agarrarle el trasero al satélite ahí están.

Pocos saben los retiros obligados de los músicos en Santiago de Cuba, que no tiene un canal nacional, que no una emisora de costa a costa, con una tradición que sitúa en esta misma tierra al son y al bolero y hasta la trova.

Cuántos ensambles han sufrido las bajas lógicas de quienes tienen que tratar de ubicarse entre la barra de cantantes de los selectos muchachos de la Habanera o de otros de esos ensambles que han terminando siendo imitadores de ellos mismos para venderse irremediablemente.  Pues al Septeto Santiaguero le ha llegado el premio a la constancia, a la calidad, al respeto por un género a un lugar,  a una cultura.

Los vi hace muy poco en Songo - La Maya  y ninguno se mostró en un sitio menor, al contrario. Los directivos de cultura colocaron una alfombra en plena calle, un bombillo insoportable  y allí los de Fernando Dewar dejaron rodar los mismos   títulos que los llevaron a ganar un Grammy Latino, que los nominan a un Grammy anglo.


No me queda otra cosa que agradecerle a Fernando Dewar,  a Alden González, a todos los músicos del Santiaguero ahora por esta nueva nominación  al  Grammy anglo en la categoría de  Álbum Latino Tropical porque más allá de ganar  permios con su música, quizá logren que alguien se dé la vuelta y mire cómo andan algunos creadores en la Tierra de Sindo Garay y de casi todo lo que se vendió en Buena Vista Social Club.

No sé si estará bien decir que han hecho una hombrada , pero la verdad que está duro, como diría el que me vende la libra de malanga a 10 pesos mientras se define entre billetes sucios, y los versos que Osmani García le dejó como herencia a sus tardes de diciembre.

Comentarios

  1. Me he permitido incluir tu comentario en noticiasdesantiagodecuba.com espero no te moleste, si deseas que lo retire solo tienes que indicarmelo pero soy amigo de Fernando Dewar y me emocionaron tus palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta gente es tan grande que ragalaría con gusto cada palabra. Quiero a Santiago, mi ciudad como a mi hija casi. Un abrazo . Es suyo . Cuando escuché ese discazo no pagué centavo alguno, cuando vinieron a mi pueblo igual. Lo menos que podemos hacer es ponerlos en nuestros sitios con alegría

      Eliminar

Publicar un comentario