Adiós Ado Sanz

Ado Sanz era un tipo que trabajaba mucho, demasiado, se lo digo al verdulero frente a mi casa, el cuarentón saca la cabeza por sobre los tomates y me grita: ¨Se rompió Ado compay. Me erizo¨. En el camino a mi oficina no me dejan andar, unos y otros dicen o averiguan.  Una maestra me pregunta si es cierto: ¨ Periodista¨, dice, ¨Eso debe ser bola de la gente¨;  pero no, ya mi colega Raquel Castro me había llamado que a media noche, que un infarto y Ado Sanz entonces ya no es sino la noticia de que ha partido el locutor,  director de programas, maestro…

Cuando estuve en Buenos Aires y vi a Ismael Cala en CNN me preguntaba si ese muchacho no podría estar ahí. No es que CNN sea la meta pero uno ve ahí a gente tan cercana y dice quizá si no hubiera el muro el asunto era otro, porque  Ado Sanz  había mostrado tener mucho talento y ganas de trabajar

A Ado lo vi muchas veces salir de un estudio, a pie, con su cabeza rapada bajo el sol de la tarde a irse a otro estudio y volver luego para seguir trabajando. Pocos saben lo que se vive en la TV.

Ciertamente este muchacho de cuarenta y nueve años no paraba de trabajar. La última vez que hablé con él no fue para un abrazo, fue para que me diera una entrevista donde hablaría sobre la música en las cuñas promocionales y habló largamente y con pasión, porque así fue siempre, apasionado.

Lo recuerdo mucho en unas Romerías de Mayo, allí estaba Norge Espinosa con su poemario Breves tribulaciones y Ado también se apasionaba con aquellos versos, le recuerdo porque me gustaba La Ventana, un programa legendario que ya cuenta otro desaparecido. El trovador José Nicolás, y allí en ese espacio luego Norge y Ado hablaron y leyeron versos bajo toda  la sombra , estos dos muchachos.


Hoy muchos van a decir que era el más grande amigo y gran locutor y muchos tendrán razón , pero la vida en la radio y la televisión no son tan simples, Ado vivió su pasión bajo la implacable competencia profesional, la brutal  carencia (que el paliaba bien) , la desidia de algunos, pero siempre echaba adelante el muchacho, quizá en eso se le desgastó un poco el corazón,  quizá dejó demasiado en CMKC y Tele Turquino, quizá por eso no me dejaban llegar hoy a la oficina y  ese teléfono suena todavía con la voz de gente que dice:  ¨No es verdad, no se ha muerto¨ , pero sí,  Ado Sanz murió repentinamente esta madrugada, su voz no volverá a estar en Línea contigo, ni en la Ventana, ni en su premiado Supershow. Digamos Adiós, ese muchacho de veras era una pasión encendida y de pronto se ha llevado su luz.

Comentarios