Hasta que la viagra nos separe






Ya hace como tres años escribí sobre la viagra  y sigue lo mismo, los muchachos se compran la viagra al precio que sea para irse con las muchachas a matar la muerte en medio de una cama que les queda estrecha, parece. En  Songo - La Maya el sildenafil se filtra por los vericuetos del mercado y continúa surtiendo efecto.

No voy a nombrar a nadie, claro está porque en pueblo chiquito… ya saben, pero al parecer más de uno perdió  la tranquilidad por echar dentro la pastillita azul, por ahí anda con su forma de diamante, por un lado dice  VGR 50 y por el otro Pfizer y penetra en los mercados songomayenses por vaya usted a saber qué subterfugio.

En una conversación con un hombre de más de 40 años, residente en Los Ramos, el compañero confesó haberla usado , pero no lo hará más,  aseguró, había comprado la pastillita azul a un joven cerca de la casa de cultura  y en pocas horas estaba en los brazos de una mulata suntuosa a quien agradeció el elogio de la superpotencia, porque el macho repitió como nunca, el miembro se portó con la soberbia de los 18 años, solo después sintió que el ritmo del corazón se aceleraba de una manera casi terrible, tuvo miedo, se quedó tranquilo a la espera, temiendo decir nada a la muchacha que lo dejó  con el buen recuerdo, ah y con el susto. No pasó de ahí, pero según me dice este hombre no vuelve a ella. Ni una pastilla más.


La Viagra es un medicamento que responde bien en los pacientes con disfunción eréctil, o sea La  impotencia,  sin que haya necesidad de discernir el tipo de disfunción que tiene la persona, pero lo temible en Songo - La Maya es que no solo los ya pasados de edad la usan, o quienes padecen algún tipo de disfunción sino que los mozalbetes pretenden ser los reyes a base de este fármaco y hay riesgos.

 En Cuba si se expende el Sildenafil-50, pero en  Songo - La Maya no, es solo en algunas farmacias de la provincia y se le receta  para patologías del corazón y pulmones, los pacientes  de aquí tienen que ir a comprar en la farmacia de Pastorita y  vale 10 CUP cada sobre.

En fin que si conoce a algún muchacho que pretende ser Sansón en cama a base de sildenafil, por favor dele algún consejo,   recuérdele que el médico es quien dice si debe o no, que se cuide la melena, al fin y al cabo si hay un poco de amor, la pastillita no decide y si lo que busca es solo placer, con hablar un poco, entenderse,  con el otro basta.

Comentarios